src="https://ajax.googleapis.com/ajax/libs/jquery/1.5.0/jquery.min.js" type="text/javascript">

22.8.16

Bolas de demolición a los traumas del Hip Hop español

Todo estilo musical cuenta con cierta flexibilidad, y si hablamos del Hip Hop, más aún, cuenta Snitcher  de HHGroups. Una música que se ve tan fuertemente caracterizada por el sampling como lo hace el Hip Hop inevitablemente se dedica a absorber elementos de otros estilos, nutrirse de otras vertientes y evolucionar en ciertas direcciones. Probablemente por esta exaltada capacidad, el Hip Hop siempre ha contado con un núcleo de puristas que cual lucha contra molinos, intentando salvar un Hip Hop puro que probablemente ni exista como tal de cualquier influencia invasora.


En especial en España, este núcleo se ha mantenido durante mucho tiempo al mando, dictando tanto el underground como el mainstream. Un gran cupo de artistas y sus fans han secuestrado la música urbana en España, amarrándola a ciertos tipos de patrones, y rechazando toda evolución. Infinitas son las tendencias, modas y elementos que de un modo u otro han intentado encontrar su hueco en el Rap español y no lo han conseguido. Entre todos los complejos, tabúes y líneas rojas Snitcher percibe 3 de ellos como grandes traumas del Hip Hop Español:

Trauma número 1. El Flamenco

No parece importarle a nadie que el Rap en Estados Unidos haya nacido del Dancehall jamaiquino. Tampoco la absorción de músicas populares estadounidenses como el Funk, Soul, R&B o Rock por medio del sampleo han supuesto un problema para el fan de Hip Hop Español. La variedad de sonido siempre ha sido bienvenida, hasta que algunos intérpretes y productores españoles intentaron aplicar el mismo patrón a su trabajo y nutrir sus obras de influencias musicales que corresponden al margen cultural y folclore español.

Durante muchos años te dejaban directamente fuera de la escena si hacías uso de samples de flamenco, usabas un cajón en la instrumentación o recurrías a entonaciones cercanas al flamenco. Muchos artistas lo sufrieron, Mala Rodríguez, La Excepción, y quizás el que más; Haze, que nunca se avergonzó de mezclar abiertamente Hip Hop y flamenco. Al parecer folclore estadounidense puede formar parte del Hip Hop sin ningún problema, incluso del Hip Hop español, pero la relación con la propia identidad de folclore era mucho más complicada. Hip Hop y flamenco simplemente no pegan a nivel musical.

Trauma número 2. El Reggaetón

Muchos no quieren oírlo, pero Reggaetón no es un invento nuevo. Mientras que a mediados de los 70 el Hip Hop se iría formando en Nueva York, se estaba generado de misma manera el primer reggaetón en Panamá; y al igual que el Hip Hop las influencias eran ritmos caribeños. La cercanía musical entre Hip Hop y Reggaetón es evidente, pero el auge del reggaetón a nivel mundial, con una paleta temática y estilo muy cerrado y poco variable supuso automáticamente una puesta a la defensiva de la escena española de Hip Hop. Estilos musicales pueden gustar o no, está claro, pero el rapero no quiere quiere verse relacionado con esa imagen ostentosa y súper sexualizada que dejaba el reggaetón mainstream. Que gente musicalmente poco formada no viera la gran diferencia entre el Hip Hop y el reggaetón tampoco aportaba nada positivo a una normalización de las relaciones entre ambos estilos. Reggaetón es sólo ostentación y sexo.

Trauma número 3. El Auto-tune.

Un pequeño plugin que simplemente pretendía ayudar a mejorar desperfectos en las entonaciones de artistas dio el salto a ser protagonista en grandes partes del Hip Hop cuando pioneros como T-Pain decidieron exagerar su efecto para usarlo como característica principal en sus temas. La fuerte moda que se creó en el Hip Hop estadounidense rápidamente llamó también la atención en España. No obstante, nuevamente la relación del rapero español con este elemento fue complicada. El uso del auto-tune vino muy ligado a un Hip Hop mainstream demasiado obsesionado con la estética. Las canciones vacías, con temáticas ostentosas sobre mujeres, consumo de drogas y malgasto de dinero no dejaron que el Hip Hop español y el Auto-tune entraran en calor. Los pocos artistas españoles que saltaron a la moda también aportaron a este rechazo. La falta de experiencia con el plugin llevó a verdaderas aberraciones musicales. Difícil que con todos estos factores se cree una relación desenfada entre un oyente de Rap español y este nuevo elemento. El auto-tune es sinónimo de música superficial, sin alma ni contenido.

En los últimos años estos muros que el propio Hip Hop Español ha levantado su alrededor, van teniendo grietas cada vez más grandes. Hoy en día parece escucharse cada vez más alto el grito por renovación. Abrir las puertas que de hecho vienen incorporadas en el Hip Hop vuelve a ser una opción. Una relación más desenfadada con elementos que simplemente no nos gusta parece cada vez más posible.

En este panorama irrumpen Dellafuente y Maka con verdaderas bolas de demolición contra todo tipo de complejos, tabúes y traumas que la escena de Hip Hop ha venido arrastrando. Quizás lo que les permita destrozar todo estos muros con tal facilidad es que lo hacen sin pretensión alguna. Los granadinos usan flamenco, usan reggaetón y usan auto-tune con total naturalidad, sin forzarlo de ninguna manera. Tampoco exigen declararse como parte del Hip Hop, simplemente hacen su música tal como mejor saben, poniendo todo el empeño y corazón que pueden. Y eso se nota. No sólo se ganan el respeto de muchos artistas que sí son parte integrada del Rap español, sino también el respeto de un público que años atrás habría apedreado a cualquier artista que en pretendiera usar todos estos elementos como ellos hacen.

Esa manera de ir a su rollo, sin ambición alguna de encajarse forzosamente junto a los demás en el Hip Hop, nos permite ver lo que no éramos capaces de ver cuando uno de los nuestros lo intentaba: que el flamenco sí puede compaginar musicalmente con el Hip Hop, que el reggaetón no es sólo ostentación y que se puede usar auto-tune también para comunicar mensajes más profundos. 

¿Quién puede decir que un tema cargado de auto-tune como "Dile" no tiene alma, profundidad, ni reflexión? ¿Quién puede negar que con auto-tune a tope, Dellafuente se deja el alma en una dulcísima dedicatoria a su hija en "Demasiado"? ¿Cómo ignorar que "La vida es" con auto-tune, flamenco y trap es un tema absolutamente reivindicativo? Y los temas "Algo se muere en mí" y "Mi pena", ¿no dejan claro que el flamenco y el Hip Hop pueden ir perfectamente en un tema? Sobre toda afinidad o antipatía personal por un estilo o elemento, Maka y Dellafuente empiezan a enseñarnos que no debemos andar con muros en nuestra cabeza, que música puede llevar mil etiquetas y calificativos, pero no debería encerrarse en un cajón, pues finalmente los que nos encerramos somos nosotros.

0 Comentarios, Añadir el tuyo:

Publicar un comentario en la entrada

>MENSAJES QUE SE CONSIDEREN OFENSIVOS SERAN AUTOMATICAMENTE ELIMINADOS.

>PROHIBIDO PUBLICAR ENLACES (LINKS), PUBLICIDAD ETC.

 
Design by Jorge Urba © COPYRIGHT WWW.URBATONMUSIC.NET 2012-2013 . ALL RIGHTS RESERVERD